No alcanzó para darle al malecón su bicentenaria iluminación

Héctor Miranda