Nada de comida chatarra en las escuelas… fuera refrescos y frituras de la tiendita

Héctor Miranda