Mosaico Político

Mulegé: La obra y el servicio público como trueque electoral

La solicitud tiene como fecha de expedición el día 13 de marzo de 2017 en la comunidad de San Bruno, Municipio de Mulegé, BCS.  Fue recibido en las oficinas del XV Ayuntamiento de Mulegé el mismo día. Lo remite el C. Luis Romero Arredondo, quien es un ciudadano de esa comunidad y va dirigido a la Alcaldesa, Cecilia López Gonzáles, donde le solicitan el apoyo de un tractor “oruga” 06 que el ciudadano presume está a cargo de la munícipe.

Luis Romero Arredondo explica que el tractor lo solicita para construir un bordo de terracería (…) sito en la comunidad de San Bruno, frente a la planta calamarera BRUMAR. El señor Romero Arredondo explica en el escrito a la alcaldesa que, desde hace sesenta días a la fecha de la redacción de la carta, (…) brotó en su propiedad un manantial de agua dulce  y da detalles en el sentido de que salen, aproximadamente, hasta cinco pulgadas por segundo del líquido vital, pero además, le informa (porque ella lo ignora, como ignora casi todo lo que sucede en Mulegé), que está ocasionando daños tanto en el camino vecinal como en el panteón del lugar donde se pueden apreciar varias tumbas colapsadas, además de que se están desperdiciando miles de litros de agua  que no tienen ningún control e inundan el camino vecinal.

El ciudadano Luis Romero Arredondo, le plantea a la alcaldesa de Mulegé que con la construcción de un bordo de terracería le solucionaría –a él, en lo particular-, el gasto de agua para la siembra de tres hectáreas de forraje para su ganado amortiguaría además su economía familiar y de otras familias, pero también –aunque no lo menciona en la misiva-, resuelve la destrucción del camino vecinal y, el deterioro del cementerio local.

La cuestión es que, en San Bruno, Municipio de Mulegé, BCS un fenómeno natural afecta un camino vecinal, colapsa las tumbas en el camposanto del lugar, pero al controlarlo, puede ayudar –significativamente- la economía de varias familias y propone a la alcaldesa sufragar todos los gastos de operación (combustible, lubricantes y chofer) de la maquinaria.

Sin embargo, no hubo respuesta oficial.

Al respecto y, haciendo un paréntesis, desconocemos si el XV Ayuntamiento de Mulegé tenga como propiedad la maquinaria que el ciudadano de San Bruno le solicita, aunque hemos registrado denuncias de funcionarios municipales que han hecho uso de una maquinaria pesada, para desmontar terrenos aledaños al panteón municipal de Mesa México en la cabecera municipal Santa Rosalía, BCS.

Pero volviendo al tema, aquí tratamos una situación donde un manantial que aparece de repente en una propiedad, provoca daños a un camino vecinal, a un panteón y que mediante su control puede beneficiar a las personas que habitan el lugar. El evento también fue reportado a la Comisión Nacional del Agua y pues lo mínimo que tendrían que hacer las autoridades municipales es atender la solicitud –no solo recibirla y ya-, y así buscar cómo solucionar el problema que, en este caso, el vecino hasta les plantea en la solicitud como resolverlo.

Pero nada, no hubo respuesta.

Como el avestruz y muy a su estilo de –aparentemente- gobernar, la autoridad municipal escondió la cabeza y no atendió el llamado de esa y otras familias que se sumaron a la causa y el agua estuvo derramándose casi un año hasta que hace una semana un particular, como siempre, con su convicción de ayudar a la gente hizo el trabajo que el Ayuntamiento de Mulegé debí, por obligación, hacer.

Los mismo pasó con unas calles intransitables en la Heroica Mulegé, en el Guerrero Negro con el sistema de drenaje colapsado, en Vizcaíno donde nunca se resolvieron el robo de 200 mil pesos y, a otras comunidades donde tuvo que ir Felipe Prado Bautista y un grupo de gentes altruistas a darle solución a lo que las autoridades municipales le han sacado la vuelta porque –seguramente-, no vieron rentabilidad electiva.

Así las cosas, en Mulegé donde la necesidad del pueblo, su dignidad humana, la obra pública, el empleo burócrata y, todo programa de gobierno, nunca –como hoy-, lo han convertido en una mercancía de cambio electoral.

Mosaico Político

Veinte crónicas que contar es un libro de la autoría del profesor Antonio Beltrán Aguilar donde podemos encontrar cuentos, leyendas y relatos de la cachanía antigua… Veinte crónicas que contar tiene también algunas imágenes de familias, sitios y edificios emblemáticos de la Santa Rosalía boleriana, esa pequeña ciudad que aún no se nos ha ido y que se aferra a un pasado que muchos prefieren… vente crónicas que contar te transporta pues a esos sitios románticos, con la gente dicharachera, bohemia y trabajadora  de pasado minero y pescador de la cachana de todos y de siempre… Colapsada totalmente la administración municipal de Mulegé quien en la redes sociales exhibe un generoso perfil, mientras en el mundo real les niega seguridad y confort a quienes los representan en la Olimpiadas Regionales en la ciudad de La Paz… Qué casualidad: la Regidora del PRI, por cierto, de la cuadra de Ricardo Barroso Agramont, se reportó enferma cuando con su voto  podría haberle dado un golpe de poder a la increíble propuesta de la alcaldesa de Mulegé de darle la oficialía mayor al exdirector de seguridad pública municipalAl colapso operativo del XV Ayuntamiento de Mulegé se le suma el colapso político donde el poder omnímodo de una sola persona causa estrago en las instituciones y, donde el Regidor panista Luis Martín Pérez Murrieta en un acto de dignidad, les da el voto en contra a la propuesta antes mencionada… “Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”. Abraham Lincoln

¡Comparte!

* * *