Nada escapaba a esa tenebra que escondía el culto hacia una sola persona

La caída del sueño imperial…

A todos quienes lo visitaban en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Mulegé (ITESME), les mostraba la encuesta. Presumía estar muchos puntos porcentuales arriba de cualquier aspirante a la Alcaldía de Mulegé y cuando le cuestionaban sobre la legitimidad de ese instrumento probabilístico, presumía la procedencia de quien después sería su brazo derecho –hoy secretario general del gobierno municipal-, quien aseguraba venir de las filas del priísta sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera.

El ITESME se había convertido en una oficina de gestoría social que le hacía competencia al XIV Ayuntamiento de Mulegé. Los recursos humanos y materiales etiquetados para operar esa institución, eran desviados hacia apoyos para diferentes grupos de la sociedad civil, para después cobrarlos como compromiso político-electoral.

 Nada escapaba a esa tenebra que escondía el culto hacia una sola persona.

Con el tiempo armó un ejército que, al interior –y al exterior- del ITESME, trabajaba para él y no para la institución que cubría sus salarios. Muchos de ellos fueron llevados al gobierno municipal y, los que no fueron, le endosaron “el derecho de sangre” a familiares cercanos y así se construyó una inflada nómina que tuvo como objetivo primordial, no trabajar para el Ayuntamiento de Mulegé, sino para operar en la elección para la presidencia municipal de Mulegé, a favor de los candidatos del Partido Acción Nacional (PAN).

Lo hizo en el ITESME y lo hizo ya cuando su cónyuge, la actual Alcaldesa de Mulegé, asumió el poder, en medio de desprecios y cacería de brujas a quienes osaron no estar a favor del sueño imperial que habían trazado y que constaba de, mínimo, doce años en el poder municipal.

Se autonombró asesor general del XV Ayuntamiento de Mulegé e inició una loca carrera por la sucesión municipal sin darse cuenta que primero que nada eran gobierno y, había que gobernar. Lo hizo, pero solo para unos cuantos, sembrando el terrorismo laboral, fiscal y patrimonial para quienes consideró sus enemigos.

Nunca escuchó y, mucho menos, rectificó.

Abandonó la obra pública y la poca que han hecho, la hicieron ellos, con mediadores y prestanombres a quienes también les exigió lealtad electoral y quienes tuvieron que dar la cara y exhibir sus miserias éticas.

El abuso de poder y el gobierno omnímodo que aún se ejerce en Mulegé, no ha tenido parangón y, esto, les fue cobrado en las urnas, donde ahora la orden de quien construyó el sueño imperial es denostar a quien fue el árbitro de las elecciones: el mismísimo Instituto Estatal Electoral (IEE), orden que ha cumplido al pie de la letra, la derrotada excandidata del PAN a la presidencia municipal de Mulegé.

Pedro Osuna López nunca respetó las instituciones. Más bien se aprovechó de ellas para llegar al poder… pero esta vez el pueblo de Mulegé decidió la caída de su sueño imperial.

Y, quizás, para siempre.

Hoy, a través de su Patiño, pretende ir a la corte electoral denunciando desaseo y culpabilidad contra el IEE, cuando lo sucio de este proceso electoral lo encabezó él y sus ejércitos incrustados en la nómina municipal además de uno que otro despistado a quienes les fueron prometidos puestos públicos, plazas laborales e inmunidad ante la justicia local.

El IEE por su parte, estuvo dentro de la Ley al ordenar la apertura de, casi, el 80% de las urnas y volver a contabilizar los votos, pero como estos no salieron a su favor, el constructor del sueño imperial baja la señal de que hubo fraude, denostando a la institución y, de paso, ofendiendo la inteligencia de los ciudadanos que los defendieron el día del proceso electoral en cada casilla de cada sección electoral.

Hay quienes aseguran que esto es parte de un chantaje para no ser auditados en el cochinero que, seguramente, tendrán en la administración de los recursos de los muleginos, hay que recordar que, la excandidata del PAN no supo que decir, al ser cuestionada sobre el destino de muchos millones de pesos del Fondo Minero que debieron ser aplicados en obras de beneficio social en todo el municipio de Mulegé y, que se hicieron humo.

“El pueblo da y el pueblo quita”, frase que fue soporte de la campaña del actual presidente de la república electo, Andrés Manuel López Obrador, quien seguramente tendrá mucho interés en saber, en qué condiciones dejan el Municipio de Mulegé quienes algún día construyeron ese aberrante sueño imperial.

Mosaico Político

Ya pasadas las elecciones, viene ahora la etapa de transición… todos los muleginos esperamos que la institucionalidad esté por encima de los rencores postelectorales y este ejercicio administrativo no tenga diques construidos desde el gobierno municipal… MORENA es ahora l primera fuerza electoral en el País y en BCS, donde se espera una notable participación de quienes, con las siglas de ese partido político, ocuparan las curules por Baja California Sur… Por ahí ya andan alebrestando el pandero sobre el equipo de trabajo de la próxima administración municipal, el cual, estamos seguros se constituirá en tiempo y forma y no a capricho de quienes nada tienen que ver en su conformación… el Presidente Municipal electo de Mulegé, Felipe Prado Bautista, empieza esta semana a trabajar desde muy temprano en lo que serán su políticas públicas, todas, emanadas de una sociedad que agraviada, votó para que Mulegé viva una nueva época y con  un gobierno ciudadano…  Gobernar es rectificar. Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

 

¡Comparte!

* * *