Mosaico político.

El Senador litigante

Como abogado nunca dio una. No ganó un solo caso interesante. Vaya,  ni siquiera los asuntos de su raza, donde hasta perdió los afectos. Más que político,  es alguien con suerte y, como Senador de la Republica, es el diapasón –por no decir mensajero-, de Víctor Castro Cosío, porque si lo dejan solo, igual se pierde en la ciudad de los palacios.

Para nadie es desconocido que en la elección de hace un año la gran mayoría de candidatos que participaron con el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fueron arrastrados a la victoria por Andrés Manuel López Obrador.  En Baja California Sur (BCS), no fue la excepción. Así se colaron a las diferentes curules de los diferentes poderes legislativos en la República y, en el propio estado de BCS, varios ciudadanos con cero experiencia en actividades legislativas, actividades de toral  importancia para el País y para BCS en lo general, así como para Mulegé en lo particular.

Un fiel ejemplo de esta suerte –de lotería-, es el abogado Ricardo Velázquez, quien –gracias a AMLO y, al futurismo de Castro Cosío, quien ve como su grupo se desmorona-, fue que llegó a un lugar impensable y, donde  lejos de representar a BCS, ha pasado a ser una caja de resonancia del Senador con licencia y ahora el súper delegado federal en esta media península,  quien es el que verdaderamente maneja la agenda legislativa de esta media península en el Senado de la Republica.

Tanta es la confusión y el desmoronamiento del grupo de Víctor Castro Cosío, al que el Senador Velázquez pertenece, que su suplente y ahora Senador trae un cochinero en su gira por Mulegé. De ahí que el flamante Senador Velázquez ahora se dedique a litigar contra los que considera sus enemigos personales, solo porque no le cumplieron sus desmanes y caprichos jurídicos en el pasado,  y los traslada a los gobiernos y a las instituciones, utilizando al equipo de abogados del Congreso de la Unión –que son pagados con dinero de todos los mexicanos-, para denunciar  y amenazar Ayuntamientos sin más fundamento que su anodino pasado.

Porque el Senador Velázquez le ha declarado –literalmente-, la guerra  a la administración municipal de Mulegé… esto es ya un hecho.

En un discurso que dio a militantes de Morena en Guerrero Negro, BCS, donde apenas se le puede entender por sus serios problemas de dicción,  el Senador Velázquez, dixit: “(…) nada más que yo les aconsejo -y pongo a mi disposición (sic) a mi equipo de abogados-, VAMOS haciendo una denuncia penal en contra el Ayuntamiento por la indebida (…)” inaudible. Y  luego se perdió en el tema de los derechos regionales para construir las obras locales ignorando que, por la renovación en la administración pública, eso ya quedó atrás, y sin darse cuenta  del pasado reciente de privilegios y diezmos de algunos de los presentes, citando a la constitución de BCS cuando la obra de rehabilitación de la entrada a Guerrero Negro, BCS, es con recursos federales y donde ya fue autorizada en sus cambios y adecuaciones que tuvieron origen en un grupo de gentes que se hace llamar “Fuerza Salinera” que exigió como revancha –no por intereses sociales-, porque perdieron sus privilegios de cada tres años en la administración municipal y en las licitaciones de la obra pública.

Esta realidad el Senador Velázquez no la conoce, y si la conoce entonces ha sido cómplice del grupo que ha provocado los atrasos en la obra.

El Senador instruyó  a su abogado –y asesor parlamentario jurídico (sic)-, Alonso Meza, para que armara la denuncia convirtiéndose con ello en un Senador litigante. Instrucción que el abogado Meza ha de haber recibido sin agrado. https://www.facebook.com/guerrerodesal/videos/680127865782201/?t=7

Suponemos que Ricardo Velázquez Meza sabe que los senadores tienen como función intervenir en el proceso de formación de leyes y de tratados internacionales, participar en el nombramiento de altos cargos públicos, dar su acuerdo a algunos actos llevados a cabo por el Presidente de la República, entre otros. Sin embargo el Senador Velázquez Meza no sabe lo que anda haciendo.

En su gira reciente –donde solo invita periodistas afines-, en su discurso que nadie le entendió (así lo expresó la poca audiencia que tuvo en los redes sociales), se perdió en las reformas que ha impulsado Morena y en una metáfora sobre la “marea”,  reconoció ser producto de lo que AMLO generó… una “marea” (sic) que, efectivamente, lo llevó al Senado de la República donde lejos de legislar se ha convertido en un Senador que litiga contra gobiernos municipales.

Mosaico Político

Lejos de ser la caja chica como dijo el pistolero briago, el OOMSAPA de Mulegé es una realidad en su reconstrucción financiera y operativa después de haber sido –literalmente-, destruida por la administración panista y es una prioridad para el Alcalde de Mulegé, José Felipe Prado Bautista… primero fue San José quien recibió equipamiento nuevo en su pozo de abastecimiento y, ahora, la tradicional comunidad de Santa Águeda, quienes, aunque viven sobre un gran vergel, el agua debe llegar a sus domicilios y Felipe Prado ha logrado eso al equipar también en esa comunidad, el pozo de abastecimiento de agua potable… y ya entrados en el tema, el OOMSAPA de Mulegé,  fue uno de los tantos organismos –en este caso paramunicipal-, que se encontró con serias deficiencias en lo operativo y en lo financiero, sin embargo y con el peso de dos acueductos -millonarios en sus gastos de operación-, todo el OOMSAPA trabaja y, trabajan bien… en la heroica Mulegé el joven profesionista Román Murillo ha resultado una grata sorpresa para la función pública… no se diga en Guerrero Negro donde otro joven, Aarón Contreras, encabeza el OOMSAPA de esa salinera comunidad haciéndolo de manera excelente… todos coordinados por la experiencia y la sapiencia del ingeniero Alejandro Colorado, quien tiene el reconocimiento de propios y extraños para hacer del OOMSAPA de Mulegé, un organismo útil y funcional…  No hay mayor irresponsabilidad que mentir bajo el pretexto de la libertad de expresión. Tergiversar hechos e inventar otros te hace más irresponsable aun. El periodismo visceral no existe, es – más bien-, una desviación que subyace en un estado mental – y socioemocional- en desequilibrio (sobre todo si has perdido un privilegio, una dádiva, un chayote), y te convierte más en una mierda que en un ser humano. Hay quienes quieren, desde su mente abyecta, -a huevo-, hacer de nuestra sociedad mulegina un campo de batalla, una guerra civil porque es algo que ellos iniciaron bajo el mando de un DEMENTE y que ya perdieron pero se niegan aceptarlo. Son los mayormente culpables de que el tejido social esté roto. Una agresión no es una guerra, es más bien una manifestación de que algo anda mal en uno, en dos y hasta en tres personas, pero no es una guerra y nunca la va ser. El periodismo no es un estado de ánimo, sino que es una actividad intelectual para informar de hechos que son de interés público y tiene sus géneros para expresarlo, para comunicarlo. El periodismo te puede hacer crecer como persona, como ciudadano, pero también te puede convertir en una mierda, en un apestado. Hay veces que es mejor quedarse callado. La bronca es saber cuándo y, hasta para eso, tienes que estar en las vivas. Mentir no es hacer periodismo. (FZM).

¡Comparte!

* * *