Más fácil pedir perdón que permiso… los vacíos de la Ley Electoral

Héctor Miranda