Mala calidad de obras y prepotencia de la SCT

Héctor Miranda