Tienen los rateros asolado al pequeño comercio

Héctor Miranda