Terrenos en Cabo San Lucas

“One dollar, Mister”: El drama de los niños explotados

ambulantes

Muchos ambulantes llegan a Los Cabos sólo cuando comienza la temporada buena y, la mayoría de estos, son quienes traen a menores a trabajar, no sólo en el área de la marina, en las playas también.

Cabo San Lucas, Baja California Sur.- Muchos ambulantes llegan a Los Cabos sólo cuando comienza la temporada buena y, la mayoría de estos, son quienes traen a menores a trabajar, no sólo en el área de la marina, en las playas también, reveló el líder de la COR, Felipe Mendoza Gómez, luego de manifestar que quienes por años han vivido de dicha actividad no obligan a los menores a ejercerla, y lamentó que el problema sea tan serio en estos momentos.

Afirmó que lleva más de 20 años en el destino y, efectivamente,  ha visto de todo, aunque reconoció que, en los últimos años, el problema de la presencia de menores ambulantes se ha agudizado.

Dijo que, como representante de un gremio de vendedores ambulantes, desde que se dio comienzo a la regularización, acataron las disposiciones de la autoridad, lo que incluía uniformarse y portar la credencial a la vista de los inspectores, entre algunas otras cosas.

Sobre los menores trabajadores, dijo, ellos son traídos por los vendedores “golondrinos”, quienes son los que aprovechan las buenas temporadas de los destinos turísticos, y luego de juntar dinero, se van a otro lado. Cuestionado en torno a la posible renta de dichos menores, sólo confirmó que mucha gente, en el interior de la república, se “está muriendo de hambre”, y cualquiera que envié alguna cantidad de dinero, esta siempre es bien recibida.

Por otro lado, para Juanito, de tan solo sete años de edad, la vida desde pequeño ha sido así, y es que, hace más de un año, se prepara, como cada tarde, para ir a vender al centro de Cabo San Lucas, “donde hay gringos”. Admite que en su casa hace falta comida, apenas hay lo indispensable, y comparte la cama con sus dos hermanos menores y vive en una colonia que es una invasión. Aunado a ello, su papá ejerce la actividad, pero en la playa, y el “lo recomendó” para que pudiera trabajar en la marina, “ahí hay menos peligro”, comenta.

Juan no sabe leer ni escribir, pero sí sabe pronunciar en inglés: “ONE DOLLAR MISTER”, dice que para lograr que un gringo te dé un billete, dice: hay que insistirle y corretearlo, ya que, si no compra, cuando menos da una buena propina”.

Cabe mencionar que, pese a que se han realizado constantes dispositivos, el problema prevalece, aún y cuando existe la intención de trabajar con respecto a una legislación que permita hacer valer los derechos de los niños y las niñas en el Estado de Baja California Sur.

En tanto que, por parte del Gobierno local, se habla sobre la posibilidad de construir un espacio que permita mantener bajo resguardo a los menores que son obligados a trabajar hasta altas horas de la noche en la marina local, ya que esta es una actividad que se registra sólo en este destino turístico de playa.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.