Siguen usando lotes baldíos como basureros

Héctor Miranda