Rescatan en El Médano a tortuga prieta lesionada
tortuga herida
Fue a eso de las 13:00 horas del sábado, cuando un grupo de personas, que se ubicaban en la playa “Ocho Cascadas”, una de las más visitadas por los residentes locales en la zona del Médano, cuando, asombrados, vieron como una tortuga de aproximadamente 70 kilos de peso, salió del mar y buscar la playa.

Cabo San Lucas, Baja California Sur.- Con un golpe en la región de la cara, que le impide ingerir alimentos, una tortuga de la variedad “Prieta”, varó en una de las playas más visitadas, tanto por locales como extranjeros, el medio día de este sábado, siendo localizada por un salvavidas del cuerpo de bomberos, quien la mantuvo hidratada hasta que personal de la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (PROFEPA) la llevó a un resguardo seguro.

Fue a eso de las 13:00 horas del sábado, cuando un grupo de personas, que se ubicaban en la playa “Ocho Cascadas”, una de las más visitadas por los residentes locales en la zona del Médano, cuando, asombrados, vieron como una tortuga de aproximadamente 70 kilos de peso, salió del mar y buscar la playa.

De inmediato, el salvavidas, Agustín Gómez Bello, fue informado y tomó acciones sobre el quelonio, detectando que el animal tenía prácticamente destrozada una gran parte de su cabeza, como consecuencia de algún golpe contra una embarcación, una roca, o un ataque natural de depredadores.

De inmediato, el bombero notificó a la base, quienes, a su vez, hicieron las llamadas pertinentes a la Red de Protección a la Tortuga, a la Asociación Sudcaliforniana para la Protección de la Tortuga Marina y a PROFEPA, a fin de que atendieran la situación y tomaran las medidas pertinentes.

Ante la situación, el inspector de PROFEPA, Daniel Salvador Romero Osuna, tomó la decisión de trasladarla, a bordo de un vehículo oficial de la dependencia, a un lugar de resguardo seguro para el animal que, por sus lesiones, no podía comer, y según las apreciaciones, ya tenía varios días flotando, pues se encontraba débil por la falta de comida.

Consideró que sería necesario mantenerla bajo observación, hasta su correspondiente recuperación, y después poder arrojarla de nuevo a su hábitat natural. Finalmente, agradeció a quienes la mantuvieron hidratada.

¡Comparte!

* * *