Primer cuadro josefino, el preferido de los ladrones

Héctor Miranda