Por poco se matan par de ministeriales

Héctor Miranda