Más de 200 niños trabajan en las calles, revela PAMAR
Niños trabajando
Un censo arrojó un número aproximado a los 200 menores ejerciendo alguna actividad que remunera recursos económicos.

Cabo San Lucas, Baja California Sur.– Al confirmar que más de 200 niños y niñas realizan una actividad laboral, sobre todo ambulante, en el municipio de Los Cabos, siendo la delegación de Cabo San Lucas la que mayor énfasis presenta en esta modalidad, la directora del programa de Atención al Menor y al Adolescente en Riesgo, María Elena Solís Ruiz, confirmó que aunque se trabaja en atender el problema, este representa niveles mayores de quienes obligan a trabajar a estos menores.

En entrevista, hoy que se festeja el día del niño en todo el país, la realidad de más de 200 niños y niñas es realmente contrastante contra los esfuerzos que se hacen por atender el problema, ya que existe, detrás de quienes obligan a estos menores a ejercer la actividad, sobre todo la del comercio ambulante, una gran cantidad de pretextos, incluso muchos de los padres de familia son adictos a las drogas y al alcohol.

En otros casos, advirtió Solís Ruiz, la situación resulta más complicada, toda vez que muchos niños son rentados a sus propios padres que viven en el interior de la República Mexicana y que, por las carencias económicas que sufren, acceden a que personas ajenas a ellos trasladen a los menores hasta este destino turístico, donde los ponen a trabajar y es ellos a quienes les deberán rendir cuentas.

Para ello, admitió que, desde hace más de 14 años, el Sistema DIF a través del Programa de Atención al Menor y Adolescente en Riesgo PAMAR, presentó a la comunidad de Los Cabos el proyecto de becas para niños trabajadores, con el cual se pretende disminuir el alto número de menores ejerciendo una actividad y los comprometieron a continuar sus estudios.

Asimismo, la coordinadora del programa admitió que el censo arrojó un número aproximado a los 200 menores ejerciendo alguna actividad que remunera recursos económicos, incluyendo a los menores que fueron detectados como empacadores en tiendas de autoservicio.

La funcionaria consideró que, aunque se hace un esfuerzo, resulta difícil trabajar en el caso de los padres que obligan sus hijos menores de edad a dejar la escuela para ponerse a trabajar, lamentó que se hayan detectado casos de menores que sufren maltrato ya que sus padres enfrentan alguna adicción.

Confió en que el trabajo que el sistema DIF viene realizando desde hace varios años permita disminuir el alto índice de menores trabajadores.

¡Comparte!

* * *