La falta de una planta de tratamiento, el origen de los problemas en Caribe

Héctor Miranda