Caribe Bajo, colgado de la ilegalidad

Héctor Miranda