Burocratismo y falta de atención, lo negro de la justicia

Héctor Miranda