Al Centro Cultural sólo le hace falta una firma

Héctor Miranda