Los violadores de la ley son los propios funcionarios aspirantes

Héctor Miranda