Los San Juanes, un siglo de muerte, llanto y al fin paz

Perla Taddie García / Fotografía: Izhar Gómez

“Recuerdos memorables a la gente dejarán esos mis fieles difuntos jamás se olvidarán”

En sus inicios en el año de 1885 el panteón apenas y abarcaba tres hectáreas, a diferencia de ahora que se expande a 50 las capillas y tumbas son el transporte por la línea del tiempo que abarca 125 años de llantos, veladoras con santos  y flores.

En sus inicios en el año de 1885 el panteón apenas y abarcaba tres hectáreas, a diferencia de ahora que se expande a 50 las capillas y tumbas son el transporte por la línea del tiempo que abarca 125 años de llantos, veladoras con santos y flores.

El panteón Los  San Juanes –actualmente administrado por el Señor Fernando Albañez- guarda más de cien años de muertes locales, personajes históricos como el ex gobernador Alberto Alvarado Arámburo,  el pionero en aviación el Mayor Abente y el famoso escritor y poeta de nacionalidad española Manuel Torre Iglesias.

En sus inicios en el año de 1885 el panteón apenas y abarcaba tres hectáreas, a diferencia de ahora que se expande a 50 las capillas y tumbas son el transporte por la línea del tiempo que abarca 125 años de llantos, veladoras con santos  y flores.

Según registros de la administración del panteón, cada año hay aproximadamente 500 muertos, suma baja a comparación de años atrás que no había otros panteones y el número de sepulturas llega a las 33285, incluyendo muertes fetales y miembros pélvicos.

Lamentablemente, jóvenes vecinos con problemas de adicción a las drogas han adoptado el panteón como centro de su “propia beneficencia”  ya que roban el metal y aluminio para cambiarlo por dinero.

Sin embargo, sus ochos trabajadores ponen todo su esmero para erradicar a éstos “malandrines”  y mantener el antiguo orden del lúgubre recinto.

Como todo panteón, el de Los San Juanes, mantiene el misticismo de las actividades paranormales que sus trabajadores han presenciado, como ver siluetas, o escuchar ruidos extraños en la oficina en presencia de ellos mismos.

Las tradiciones sudcalifornianas del día de muertos se limitaban a flores y veladoras, alguno llevaría la banda, sin embargo de un tiempo relativamente reciente personas que vienen de el interior de la república reproducen sus tradiciones trayendo alimentos –que pese a ser contra el reglamento- que meriendan en compañía de sus muertos.

A pesar del abandono en que se encuentran muchas de las tumbas, los ochos trabajadores del municipio que ahí laboran mantienen programas de limpieza y  restauración de las instalaciones para que los muertos puedan descansar en paz.

[nggallery id=11]


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.