Los presidentes de los Comités Ciudadanos no deben funcionar como aviadores, sino como gestores

Héctor Miranda