Los ciudadanos no creen en los discursos del Gobernador

Héctor Miranda