Loreto, ¿relanzamiento o rescate?

Héctor Miranda