Llama diputada a atender el enorme rezago legislativo

No nos convirtamos en el muerto pobre que sólo hereda deudas, exijamos respuestas al destino de los 1.3 mmdp del gobierno y el desvío de recursos del Congreso, qué pasó con el Caimancito, el incumplimiento de comparecencias y la democratización del Congreso, entre otros: Murillo Macías 

Sonia Murillo Macías, diputada del PAN.
Sonia Murillo Macías, diputada del PAN.

Al celebrarse ayer la primera sesión del último período ordinario de la actual Legislatura, la diputada del PAN, Sonia Murillo Macías, llamó al pleno «a trabajar unidos en las ideas a favor de los sudcalifornianos y que no nos convirtamos en el muerto pobre que sólo hereda deudas y una angustia permanente a su sucesor, digamos no al rezago legislativo, si a la transparencia y rendición de cuentas», últimos aspectos de los que indicó aún quedan muchos asuntos pendientes por aclarar, como son el ejercicio del Gobierno de 1 mil 300 millones de pesos, la desaparición de la Gran Comisión, la comparecencia del vocero del gobierno, la explicación sobre el destino de los bienes de El Caimancito, entre muchos otros rubros que se han ignorado.

En la lectura de su pronunciamiento, Murillo Macías advirtió que el tiempo de la actual legislatura está por agotarse, «por lo que debemos impulsar, motivar y retomar con ánimo redoblado el esfuerzo, la idea fundamental de nuestro objetivo: generar con un marco jurídico responsable un sólido desarrollo socioeconómico, que sirva como plataforma de una sociedad más justa, más incluyente, con más oportunidades para todos, más competitiva».

Afirmó que «el Bicentenario nos obliga a aprovechar al máximo el tiempo, a terminar con el rezago legislativo, a que de cara a la ciudadanía demos cuenta de nuestros actos, a que les expliquemos que pasó con los fondos de este Congreso que fueron malversados, quienes fueron los responsables y cuál es el estado que guarda la denuncia penal interpuesta por algunos valientes diputados».

Y recordó al pleno «hemos incumplido con el compromiso de aprobar, con las mejoras que requiriera, los dictámenes presentados por la Comisión Permanente de Derechos Humanos referentes al Juicio de Protección de los DH y de la sala constitucional, así como el compromiso de concluir con las sesión secreta y continuar con la revisión de las cuentas del Congreso; y al compañero presidente de la diputación permanente su compromiso incumplido de convocar a periodo extraordinario, situación que no sucedió».

«Está pendiente democratizar la vida interna de este Congreso con la desaparición de la Gran Comisión; las explicaciones debidamente sustentadas por parte del gobierno del Estado de cuánto se ha ejercido de los 1 mil 300 mdp del crédito para obras y cuáles se han realizado hasta la fecha, además de determinar si ha habido desvío de recursos y actuar en consecuencia».

Igualmente, abundó «el ex Oficial Mayor del Gobierno, hoy flamante precandidato, no ha explicado en dónde se encuentran todos los bienes que constituían el menaje de Casa El Caimancito; recordarle a este Congreso y a la presidencia de la Comisión Permanente respectiva que varios funcionarios se burlaron de este Poder Legislativo, el director de Comunicación Social del Gobierno del Estado que a pesar de aprobarse su comparecencia nunca lo hizo, el secretario de Desarrollo que jamás se digno a proporcionar la información que se le requirió en las comparecencias y muchos otros que al momento de comparecer ante esta tribuna, representante del pueblo, respondieron con evasivas  y se salieron por la tangente».

Para concluir, dijo Murillo Macías «no hay peor servidor público que aquel que no se duele porque pudiendo hacer más, no lo hizo, a esos que los condene la historia y que los castigue el pueblo con su desprecio».

¡Comparte!

* * *