Las segundas ya no son las primeras

Héctor Miranda