En la ensenada de La Paz.

Participa UABCS en monitoreo del “Playerito occidental”

Para conocer aspectos de migración, invernada y el uso que dicha especie da al sitio

 La Paz, Baja California Sur.- Desde hace varios años, a través de su Laboratorio de Aves la Universidad Autónoma de Baja California Sur participa en distintos proyectos de monitoreo con la finalidad de detectar posibles cambios en las aves a través del tiempo; además de llevar a cabo actividades que favorezcan su conservación en el noroeste mexicano.

Entre las especies estudiadas se encuentra el Playerito occidental (Calidris mauri), la más abundante durante el invierno en el noroeste de México, con más de 700 mil aves, lo que representa el 20% de su población total (3.5 millones de  individuos).

De acuerdo con investigadores del Laboratorio, “los playeros” son un grupo de aves acuáticas predominantemente migratorio, muy abundante y que se encuentra ampliamente distribuido en las costas del Pacífico Americano.

Es también uno de los grupos morfológicamente más variados, que durante las épocas migratoria e invernal utilizan diferentes tipos de humedales, como playas lodosas y aguas someras interiores.

Según señala el Dr. Roberto Carmona, responsable del laboratorio, México ocupa una posición geográfica estratégica para las aves playeras migratorias, pues es tanto un sitio de invernación, como un área de paso para las que viajan a Centro y Sudamérica.

Particularmente, la región noroeste del país, que incluye los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit, es la de mayor importancia para las aves playeras, pues cerca de 1.2 millones de  individuos pasan el invierno cada año en esta zona.

Uno de los humedales invernales más importantes del sur de la Península de Baja California para este tipo de especies, incluido el Playerito occidental, es la Ensenada de La Paz, con máximos de hasta 12,600 aves. De hecho, el investigador resalta que este sitio es considerado por la Red Hemisférica de Reserva para las Aves Playeras como de “Importancia Regional”.

Por ello, en conjunto con Nallely Arce y Víctor Ayala, también del Laboratorio de Aves de la UABCS; así como del Programa de Conservación de Aves Playeras del Noroeste de México y Pronatura Noroeste, A.C., se trabaja actualmente en un programa de monitoreo de la especie en la ensenada, con la finalidad de detectar posibles cambios a través del tiempo, patrones de conducta y posibles afectaciones.

   Hasta el momento se sabe que existen dos ambientes, marcadamente diferentes, utilizados profusamente por el Playerito occidental: los humedales costeros de Chametla y El Centenario; además de una serie de lagunas de oxidación. En los dos sitios mencionados, la abundancia de esta ave representa cerca del 70% del total de las especies playeras.

Además, indicó con la suma tesistas universitarios que abordan el tema, el proyecto se irá enriqueciendo y permitirá evaluar más aspectos de la especie y del lugar. Tal es el caso del estudiante de Biología Marina, Manuel Carlos García, quien busca evaluar los cambios en la población invernal de esta especie después de poco más de 10 años, así como estimar la tasa de sobrevivencia intraanual.

Así, el catedrático de la UABCS sugiere que es muy relevante continuar con el esfuerzo de monitoreo en la ensenada debido a que es el único humedal de la región sudoriental de la península importante para la conservación de las aves playeras en general, particularmente para el Playerito occidental.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.