No tienen los constructores broncas con el Ayuntamiento

Héctor Miranda