No queremos una ciudad cortoplacista ni improvisada

Héctor Miranda