La elección es clara: o ciudadanía o partidos

Héctor Miranda