Evaluan algas amarillas en la producción de forraje
examen osé Jesús Romero Aguilar
José Jesús Romero Aguilar, egresado de la carrera de Ingeniero Agrónomo de la UABCS, realizó una evaluación de las algas amarillas como sustrato en la producción de forraje verde hidropónico de maíz.

La Paz, Baja California Sur.- José Jesús Romero Aguilar, egresado de la carrera de Ingeniero Agrónomo de la UABCS, realizó una evaluación de las algas amarillas para utilizarlas como sustrato en la producción de forraje verde hidropónico de maíz, como parte de su tesis de ingeniería, dirigida por el Dr. David Raúl López Aguilar, investigador del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste. El objetivo del estudio fue evaluar el alga marina dentro del proceso de producción de este tipo de forraje de maíz al ser utilizado como sustrato para incrementar su rendimiento y  su calidad nutricional.

En su investigación, José Jesús Romero Aguilar señala que el forraje verde hidropónico es una metodología de producción de alimento para el ganado, que permite sortear las principales dificultades encontradas en las zonas áridas y semiáridas para la producción convencional de forraje. “Se trata de una metodología enfocada al desarrollo de biomasa vegetal, obtenida a partir del crecimiento inicial de plántulas en los estados de germinación y crecimiento temprano, a partir de semillas con un alto porcentaje de germinación para producir forraje vivo de alta digestibilidad, calidad nutricional y muy apto para la alimentación de animales”.

Por otro lado, el alga marina fue evaluada en la utilización dentro de las dietas del ganado caprino, teniendo resultados positivos en el crecimiento y ganancia de peso. Debido a las características que presenta, así como por su abundancia en las costas del Golfo de California, podría constituirse en un sustrato alternativo para la producción de este tipo de forraje que no únicamente ayuda a disminuir la deshidratación de las semillas, sino que también puede incrementar el valor nutricional del alimento cosechado.

El experimento de germinación se realizó en cajas petri colocadas en una incubadora para su germinación, bajo temperatura controlada de 25ºC durante 72 horas para calcular la tasa de germinación. Para determinar su efecto al ser utilizado como sustrato dentro de la producción de FVH de maíz, se desarrolló un experimento en condiciones de laboratorio para evaluar el contenido de clorofila, altura y rendimiento. En cada tratamiento se tuvieron cuatro réplicas.

Con los resultados de este estudio se concluye que la biomasa de las algas marinas puede ser utilizada como sustrato, pero es necesario lavarla cuando menos en tres ocasiones con agua corriente, en un depósito de acuerdo al volumen a lavar. Se recomienda lavar las algas previamente al ser incorporado como sustrato para disminuir su salinidad hasta un rango de conductividad eléctrica de 4 a 6 ds/m.

¡Comparte!

* * *