En proyecto de anillamiento de aves marinas.

Colaboran UABCS y CICESE

 Invitan a la población a sumarse como observadores ciudadanos y a reportar ejemplares que vean marcados con objeto de robustecer la investigación.

La Paz, Baja California Sur.- Con la intención de conocer parámetros básicos demográficos del pelícano café y la gaviota patas amarillas, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) y del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Unidad La Paz (CICESE), trabajan actualmente en un proyecto de anillamiento de ambas especies, en algunas zonas de la bahía de La Paz y alrededores. En este proyecto también participa la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, a través del Parque Nacional Archipiélago de Espíritu Santo.

De acuerdo con el Dr. Yuri Vladimir Albores Barajas, actual profesor investigador de la UABCS por el programa de cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, con este censo buscan conocer el tiempo de vida de las especies, sus zonas de dispersión y otros datos de interés que permitan contribuir a su protección y conservación; ya que es poco lo que se conoce de ambas.

Según informó, el proyecto consiste en colocar a los individuos un anillo metálico que les durará toda la vida y uno de plástico que tiene un código alfanumérico único, con lo cual se pueden identificar, sin tener que capturarlos nuevamente.

A la fecha, el equipo conformado por el Dr. Yuri Vladimir, la Dra. Cecilia Soldatini y un grupo de alumnos de doctorado, maestría y licenciatura, ha marcado cerca de 250 gaviotas y poco menos de 200 pelicanos; todos ellos polluelos, debido a que sería muy difícil atrapar individuos adultos.

En cuanto a la relevancia del estudio, mencionó que las aves marinas en general son muy importantes. Primeramente, como un indicador del estado de salud del ecosistema, lo que quiere decir que si las aves están bien, su hábitat también lo está y a la inversa.

“Por ejemplo, en el 2014 vimos que una colonia de gaviota occidental comenzó a anidar tres meses antes de lo esperado, algo muy raro. Tiempo después, ya con análisis oceanográficos, se descubrió un incremento en la temperatura que estuvo afectando a las aves y a todo el ecosistema marino de la región. Por ello adelantaron su temporada de reproducción”.

Asimismo, dijo que son muy útiles en el reciclo de nutrientes, toda vez que se alimentan de pescado, depositan materia orgánica en las islas donde defecan, y ésta vuelve al mar a través del viento y la lluvia en forma de nutrientes.

A pesar de esto, el catedrático señaló que son especies vulnerables por diferentes factores, en su mayoría antropogénicos. Incluso, en el caso de los pelícanos, algo que muchos no saben es que estuvieron en peligro de extinción por contaminación, particularmente por el DDT que se usaba en insecticidas a mediados del siglo pasado.

Esto ocurrió porque las aguas residuales que iban a parar al mar y que contenían este compuesto afectaban a los peces que se comían los pelicanos, lo que provocaba que el calcio no se fijara bien en los huevos que ponían y se volvieran más frágiles o blandos.

Cuando los adultos se ponían a incubar, los rompían. Entonces durante muchos años no se estuvieron reproduciendo y la población comenzó a disminuir de forma severa. Sería hasta 1972, fecha en que se prohibió el DDT, cuando la especie empezó a recuperarse y, afortunadamente, hoy día ya no está en la lista de animales amenazados.

El Dr. Vladimir Albores hizo un llamado a la población a dejar tranquilas tanto a las aves terrestres como marinas, haciendo énfasis en el pelícano y la gaviota que actualmente estudia; sobre todo a no lanzarles piedras, acción que infortunadamente es muy común.

Mejor invitó a la sociedad a sumarse al proyecto como observadores ciudadanos y reportar si ven a un pelicano o gaviota con anillos. De ser el caso, la petición es que traten de leer el código a la distancia, lo cual es posible sin necesidad de tomar al ejemplar.

Posteriormente pueden enviar el dato al correo anillos@cicese.mx, indicando el lugar de observación, fecha y opcionalmente las coordenadas. Las personas que participen recibirán como respuesta la información específica del ejemplar y una constancia representativa por su contribución al proyecto, ya que entre más información se recabe, más robustos serán los resultados.

¡Comparte!

* * *