Laguna San Ignacio, bajo constante amenaza

Héctor Miranda