La tienda del zoológico debe ser para gente humilde

Héctor Miranda