La Paz, invadida por la cultura y belleza tecnológica

Héctor Miranda