La falta de visión, organización y previsión ha llevado a uno de los puntos más críticos de la historia del Ayuntamiento

Héctor Miranda