La delegación de Cabo San Lucas, rehén de vividores

Héctor Miranda