La cereza del pastel, reencarpetado en hora pico

Héctor Miranda