Intransitables las calles de La Paz

Jesús Chávez

  Sin vialidades adecuadas, la mayoría de las rutas están en pésimo estado, mal trazadas y con grandes baches y sin mantenimiento de las autoridades 

Aunado a los destrozos de las calles se suma el mal trazado de las mismas.
Aunado a los destrozos de las calles se suma el mal trazado de las mismas.

 La ciudad de La Paz capital del estado, observa un grave problema desde hace varios años y después de padecer diversos gobiernos insensibles y es el mal estado de la mayoría de las calles. En un recorrido realizado por El Peninsular, pudo constatar que en materia de vialidades La Paz esta reprobada y sin la voluntad de los servidores públicos por darles mantenimiento.

Este problema de manera reiterada ha sido denunciado por los ciudadanos que piden al gobierno estatal que responda por los desperfectos de las principales calles con un programa adecuado de bacheo, ya que los hoyos en las principales calles de La Paz, provocan serios desperfectos en las unidades automotrices.

Gobiernos van gobiernos vienen y nada se resuelve. Así lo expresa María Amarillas vecina de la Colonia Pueblo Nuevo quién muestra al reportero una de las zanjas más grandes que tiene la calle Altamirano y que se ubica en el tramo de Calzada Luis Donaldo Colosio hasta Colima. Esta rajada en el pavimento-dice- ya tiene varios años y no se ve la mínima seña de que sea reparada.

La denunciante reconoce que los gobiernos se hacen de la vista gorda para no invertir en vialidades. Pero esto es tan necesario para la seguridad de los paceños y de todos los ciudadanos que transitan por la Ciudad de La Paz. Ya no le deben de dar vuelta a esto y hay que resolverlo.

Aunado a los destrozos de las calles se suma el mal trazado de las mismas. Este problema se extiende a lo largo y ancho de la ciudad, pero sin duda donde se muestra con más crudeza este fenómeno es en la Calzada Agustín Olachea en la manzana donde se ubica la Forrajera, cuyo trazo mocho a la mitad la Calle por el Frente y los costados, lo que reduce la vialidad hasta en un cincuenta por ciento.

En este mismo caso el frente de la calle está en forma irregular provocando el cierre de la banqueta, afectando la zona peatonal. Y como si esto no fuera suficiente los anuncios ubicados en ese lugar afectan la visibilidad, además de que impiden el transito por ahí.

Otro de los problemas es el descuido de las calles, tanto por las autoridades municipales, como por los mismos ciudadanos que convierten las calles en muladares. En el colmo de la inconciencia las convierten en tiraderos de basura, escombros y el crecimiento de la maleza hace que no se pueda circular por muchas de ellas.

Juan Jacobo González, vecino de la Colonia Solidaridad, expresó a El Peninsular el malestar de su familia y de el mismo por las condiciones en que se encuentran las principales calles de la ciudad de La Paz, que dan una pésima impresión a los visitantes de otras partes del país, porque los baches son como cráteres lunares que no sólo dañan los vehículos, sino que ponen en riesgo la vida tanto de los automovilistas que van sacándole la vuelta, así como los transeúntes que van capoteando a los automovilistas que circulan sobre los hoyancos.

No todo es coraje en los ciudadanos. Hay quienes están de acuerdo con el estado de las Calles. Y así lo admite el señor Juan Alvarez, que reconoce que el estado de las calles ha mejorado en estos últimos gobiernos, por lo que pide que se siga trabajando al respecto y que no se descuiden, para que sigan dando esa apariencia de bien conservadas y reparadas.

Las mujeres también muestran su descontento por las calles. María Olachea comentó al reportero que la Paz, no merece este tipo de calles que están muy deterioradas. Y sobre todo descuidadas por las autoridades. Y puso como ejemplo las obras que se realizan para hacer reparaciones en las calles, las cuales quedan ahí, obstruyendo el paso y afectando la imagen de la ciudad de La Paz.

Este es el sentir de la gente. De los habitantes de una capital que resienten la no actuación de las autoridades en lo que se refiere a las calles, que son las vértebras en las que descansa esta ciudad su palpitar.

¡Comparte!

* * *