Inicia huelga de hambre por que la autoridad le impide ver sus hijas
El caso despega en el momento que Erives Quiñones se separa de quien fuese su mujer y quien lo acusó de intento de homicidio de su propia hija; una menor de 1 año y medio.
El caso despega en el momento que Erives Quiñones se separa de quien fuese su mujer y quien lo acusó de intento de homicidio de su propia hija; una menor de 1 año y medio.

Mientras las campañas políticas casi llegan a su fin y la gente está bombardeada por publicidad y miles de burócratas se manifiestan, otros sudcalifornianos viven circunstancias fuertes que pasan desapercibidas entre tanto ajetreo político.  Jesús Erives Quiñones originario de esta ciudad capital vive la enorme tristeza de no ver a sus dos hijas desde hace seis años.

El caso despega en el momento que Erives Quiñones se separa de quien fuese su mujer y quien lo acusó de intento de homicidio a su propia hija; una menor de 1 año y medio. El caso procedía a favor de quien hoy hace su austera protesta en la explanada de gobierno hasta que una mano negra intervino a favor de la mujer con un documento emitido por la psicóloga del SAM, Alejandra Uzúa; donde se describe al afectado como no apto para convivir con sus criaturas por su alta peligrosidad.

Pero la realidad –asegura Jesús Erives Quiñones- es que su ex esposa por despecho creó y manejó la autoridad en contra de él. El padre que sin tener acercamiento con sus hijas desde hace 6 años, dice tener grabaciones donde su ex mujer le llama para decirle que tanto ella como las niñas lo extrañan lo cual contradice todas las declaraciones que ella misma hizo para lograr que este sudcaliforniano desinteresado en campañas  y víctima de la impunidad sufra por la actitud visceral de una mujer con quien compartió años de su vida y quien ahora lo ha privada de su derecho como padre.

A él no le importa nada por ahora, sino que se le otorgue la oportunidad de volver a ver sus niñas y hasta que no sea cumplida su petición se mantendrá en huelga de hambre en la explanada de palacio de gobierno.

¡Comparte!

* * *