Incapaz la policía para contener ola de robos

Los malvivientes hasta viven en edificios abandonados

Es un clamor de la sociedad el robo a casas habitación y en los comercios de la localidad por malvivientes y no se ve que sean detenidos por la autoridad policiaca de ningún rango, porque estos sujetos, se ven en todas partes y durmiendo, en los edificios u obras abandonadas, que con la conchudez, hasta tienen sus hamacas en las paredes para echarse la mona y salir cuando les plazca a hacer sus quehaceres o sus fechorías, sin pendiente de la autoridad.

Fuimos para ser testigos de estos malandros en los lugares que nos señalaron, en donde estaban viviendo y ciertamente nos encontramos con esa concha de gente productos del despido de las obras de los proyectos turísticos y en parte, el mismo gobierno es culpable de tener esta clase de gente malviviente, por no dejar que se habrán los proyectos turísticos, todo por temer participación en los convenios y como en otros no hay participación económica, pues les pone trabas, a los proyectos turísticos, que no hacen arreglo con autoridades y ahí están esperando, para que sea autorizado el inicio de sus obras.

Entre estas gentes, la hay trabajadora y buena, pero hay muchos malvivientes que se dedican a robar y hay uno entre ellos que está discapacitado, pero señalado como un vil rata y tiene una sola mano, que tal si tuviera las dos y las autoridades policiales lo saben, porque uno de ellos me lo dijo, pero la autoridad competente lo deja libre quizás por una fianza y vuelve a robar, cuento de nunca acabar.

Lo cierto de esto, es que la autoridad de gobierno, debe ver inmediatamente que se abra una fuente de empleo para esta gente porque tampoco la pueden correr de un lugar y ni amenazarlos, porque es un ilícito y grave, pero si pueden buscar fuentes de empleo y aprobar los productos turísticos.


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.