Imposible ya, para 25 policías, vigilar todo Guerrero Negro

Héctor Miranda