Lo que hace falta es infraestructura prioritaria no despilfarros como el pabellón cultural

Héctor Miranda