Fin de semana del abuso

Iván Gaxiola 

El abuso policiaco, por desgracia, no es una novedad en México, así como tampoco lo es en nuestro Estado, en nuestra ciudad. Sin embargo lo que alarma es el abrupto brote de abuso policial que se dio este fin de semana en todo el mundo.
El abuso policiaco, por desgracia, no es una novedad en México, así como tampoco lo es en nuestro Estado, en nuestra ciudad. Sin embargo lo que alarma es el abrupto brote de abuso policial que se dio este fin de semana en todo el mundo.

El abuso policiaco, por desgracia, no es una novedad en México, así como tampoco lo es en nuestro Estado, en nuestra ciudad. Sin embargo lo que alarma es el abrupto brote de abuso policial que se dio este fin de semana en todo el mundo. Bielorrusia, España, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y varias zonas de México, desde luego, tienen las principales noticias en materia de abuso de autoridad.

En Bielorrusia el Estado atentó contra la libertad de expresión disolviendo, este sábado quince de mayo, una marcha gay. Aunque los participantes apenas llegaban a una veintena, fueron arrestados. Nikolái Alexéyev, activista ruso que participara en la marcha, comentó: Los agentes apenas nos permitieron marchar trescientos metros con una bandera del arcoíris de catorce metros de largo, tras lo cual la manifestación fue disuelta […] La reacción policiaca fue absolutamente desmedida. Estaban cerca de veinte personas, todos marchando de manera pacífica, sin provocaciones. Las autoridades no pueden justificar una reacción tan dura contra nosotros.

En la ciudad de Sevilla las personas están hartas del abuso policiaco y se están organizando, apenas este nueve de mayo, en punto de las diez horas, ciudadanos de dicha ciudad se dieron cita para protestar, frente a la Comisaría de Alameda de Hércules. La campaña para la reunión contenía las siguientes sentencias: El vaso se ha colmado, basta de abusos policiales […] Ante el aumento de las agresiones y los abusos de autoridad por parte de la Policía Local y Nacional, no interiorices tu miedo, defiende tu derecho a disfrutar del espacio público. En el sitio electrónico robinsonesurbanos.org aparece el siguiente comentario: El problema no sólo afecta ya al ocio nocturno, sino también a todos los movimientos sociales, sindicales, políticos y vecinales que se atrevan a elevar su voz un poco más de la cuenta para hacer eco de cualquiera de sus reivindicaciones. Si se criminaliza el uso del espacio público para el ocio, tanto más cuando queremos hacer notar nuestra disconformidad ante cualquier asunto político o social.

La Universidad de Río Piedras, en Puerto Rico, está en huelga desde el veintiuno de abril. Los estudiantes se han encerrado dentro y son apoyados por toda la comunidad puertorriqueña. La huelga es para protestar en contra de un recorte presupuestal por US$100 millones. La brutalidad policiaca no ha faltado y las reprimendas son violentas. Padres de familia, amigos o, simplemente, quienes apoyan la huelga y tratan de ayudar a los estudiantes, han sido maltratados, golpeados. Aquí se puede ver uno de los arrestos realizados con violencia este fin de semana, a un padre de familia que llevaba agua y comida a su hijo, que es uno de los activistas que se encierran dentro de la Universidad: http://es.globalvoicesonline.org/2010/05/17/puerto-rico-surgen-tensiones-en-la-huelga-estudiantil/

Finalmente, en México, cabe destacar la problemática a la que se enfrentan los habitantes de Irapuato y Salamanca, en el Estado de Guanajuato, pues tienen problemas con los abusos propinados por la Seguridad Pública. Estas son sólo algunas de las quejas que el diario electrónico Correo publicó este dieciséis de mayo: Mi sobrino Juan Antonio, un menor, fue atacado por los preventivos, por el solo hecho de estar en la calle con dos amigas. Los policías lo tumbaron el suelo y lo agarraron a patadas, por eso salimos todas sus tías a defenderlo […] porque esa es agresión y tan no tenemos nada que ocultar, que fuimos al Ministerio Público y no nos quisieron recibir la denuncia, en la agencia uno, nos dijeron que no tenían tiempo.

Para no ir tan lejos, aquí en La Paz, B. Geraldo nos confiesa haber sido víctima de abuso y robo por parte de tres policías, en las inmediaciones de la calle Encinas e Isabel la católica. Al ir caminando hacia su casa, alrededor de la ocho de la noche, tres policías ministeriales lo detuvieron con pretexto de inspección de rutina, a lo que B. Geraldo se negó y fue tirado al suelo y sometido. Una vez que lo revisaron encontraron trescientos pesos en su cartera, los cuales, dice, le robaron. B. Geraldo no quiere denunciar por miedo.

¡Comparte!

* * *