Falta rigor y castigo ejemplar para los criminales

Héctor Miranda