Falleció Luis Bulnes, pionero de la hotelería
 
 

Luis Bulnes es pieza clave en la historia del turismo sudcaliforniano, considerado hoy la principal actividad productiva del estado.
Luis Bulnes es pieza clave en la historia del turismo sudcaliforniano, considerado hoy la principal actividad productiva del estado.

Visionario del turismo nacional pasó a mejor vida

El turistero Luis Bulnes dejó este mundo terrenal el día de ayer en la ciudad de Los Ángeles.

Fundador de uno de los más importantes hoteles del país y uno de los gestores del gran destino turístico que es hoy en día Los Cabos, el hombre de negocios también fue un visionario de la conservación de los recursos naturales y la necesidad de mantener el sentido de exotismo que Baja California Sur guarda para al mundo como lugar de retiro y contemplación.

En 1993 estableció la Fundación para la Conservación de los Picudos con la intención de monitorear y regular el aprovechamiento de recursos pesqueros de interés turístico-deportivo.

Su vida es pieza clave en la historia del turismo sudcaliforniano considerado hoy la principal actividad productiva del estado.

En 1974, después de trabajar cerca de 20 años en la compañía enlatadora de Cabo San Lucas Luis habría de fundar el Hotel Solmar, uno de los sitios de descanso más emblemáticos del lugar donde, como se dice hoy, comienza México.

Peninsular Digital se suma, de manera respetuosa, al sentimiento de familia Bulnes Malo y a la conmemoración de su legado. (Rodrigo Rebolledo)

Especial de entrevistas de Luis Bulnes conducido por Armando Figaredo.

Parte 1  Parte 2  Parte 3 Parte 4 Parte 5

Triste adiós al ser humano, a Don Luis Bulnes Molleda

Don Luis: un hombre invencible, incansable y de mente brillante, un sembrador que a su paso sembró amistades y cosechó cariño sincero.

El empresario que vislumbró a un Cabo San Lucas exitoso, con hoteles de alta calidad y gente de mucha calidez, dejó de existir: eran las siete de la tarde sonó mi teléfono para decirme con palabras entrecortadas, “amigo, acaba de fallecer don Luis Bulnes Molleda en la ciudad de Los Ángeles California”. Adiós Don Luis, adiós querido amigo, adiós excelente ser humano. Su recuerdo, sus consejos estarán siempre en un lugar de nuestros corazones. 

Ante semejante noticia, sentí una profunda pena, una pena que comparto sinceramente con su muy apreciable familia, especialmente con la señora Conchita, sus hijos, sobrinos y demás familiares.

Seguí los datos sobre su enfermedad en los últimos días y me partían el alma porque la familia agradecida por el cariño que se le profesa a Don Luis, ofrecía datos sobre su estado de salud y ayer por la tarde, cuando el sol se despide de la tierra, el espíritu de don Luis se fue como el buque que parte de puerto y que deja atrás gratos recuerdos. 

Don Luis Bulnes Molleda: fue un hombre invencible, incansable y de mente brillante, un sembrador que a su paso sembró amistades y cosechó cariño sincero: Su fé, su cariño por la gente de Los Cabos, su tesón por ser un empresario exitoso y con un corazón que le permitía compartir lo que tenía con los menos favorecidos lo hacía un hombre querido por quienes lo conocimos de cerca. 

La hora llegó: los mares de Cortés y del Pacífico rugieron con enorme intensidad justo cuando Dios nuestro señor, abrió sus brazos desde el cielo para decirle, “¡Luis, ven hijo mío!, a mi diestra tienes un lugar desde donde podrás vigilar a tus seres queridos”. 

Lo recuerdo con una enorme sonrisa y, creo que allá, a la diestra del Señor, Don Luis nos está viendo, nos está aconsejando, nos está diciendo que el camino corto no siempre es por el que se llega a tiempo, que el camino largo se transita lento pero con seguridad. 

Don Luis se fue al atardecer de este 10 de octubre del año 2011, descanse en paz, vaya nuestro más sentido pésame a su familia y nuestro más sentido pésame a Los Cabos, porque en su partida, queda un lugar vacío que nadie podrá llenar en la defensa de la pesca deportiva, en la defensa del orden y la seguridad, en la defensa del desarrollo y en la defensa de la vida.    

Vaya el triste adiós para el buen hijo, el fiel esposo, el gran padre y el gran ser humano. 

Don Luis Bulnes Molleda, nació un 25 de agosto de 1928, en la costa de España, desde donde emigró a México cuando era muy joven, un joven emprendedor que se fijó una meta para hacer en México una carrera empresarial que inició en las empresas Pando. 

Don Luis comentó que en Cabo San Lucas, había una empacadora de la empresa que estaba al borde de la quiebra y lo enviaron a desmantelarla, pero al llegar un 13 de septiembre de 1955, lo hizo acompañado de su señora esposa Doña Concepción Malo de Bulnes y al conocer la empacadora no le vio mucho futuro.

Sin embargo, impulsado por su compañera de vida, Doña Conchita, iniciaron una ardua reconstrucción de la empacadora para llevarla nuevamente al éxito, entre tropiezos y éxitos agradables y su mayor fortuna para salir adelante, fue siempre su señora esposa de la que siempre se enorgullecía al hablar. 

Ahí, en la única empacadora de atún que existía entonces en toda Latinoamérica, que además se fundó desde 1927, fincó sus esperanzas de vida, pero también arraigó su cariño, su gran amor por Los Cabos, ese paraíso que ahora disfrutan muchos visitantes pero que a familias como la de Don Luis ha costado toda una vida. (Alonso Méndez Suriano) 

¡Comparte!

* * *