Estudia la UABCS el manejo del recurso agua en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno
El Dr. Marco Antonio Almedarez Hernández, egresado de Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS (CIMACO), realizó un estudio sobre “Manejo del recurso agua, valoración económica e impactos socioambientales en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, BCS”.
El Dr. Marco Antonio Almedarez Hernández, egresado de Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS (CIMACO), realizó un estudio sobre “Manejo del recurso agua, valoración económica e impactos socioambientales en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, BCS”.

El Dr. Marco Antonio Almedarez Hernández, egresado de Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS (CIMACO), realizó un estudio sobre “Manejo del recurso agua, valoración económica e impactos socioambientales en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, BCS”, como parte de su tesis de doctorado, dirigida por el Dr. José Urciaga García, profesor-investigador de la UABCS y el Dr. Luis Felipe Beltrán Morales, profesor-investigador del CIBNOR. El objetivo de esta investigación fue determinar el valor económico del recurso agua y proponer una estructura de precios y tarifas, así como otras medidas que conduzcan a su manejo sustentable, analizando los impactos socioambientales de éste, en las comunidades costeras más representativas de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.

            La Reserva de la Biosfera El Vizcaíno es una región árida donde los recursos hidrológicos son limitados, pues no cuenta con corrientes superficiales permanentes, sólo corrientes efímeras o arroyos y, además, las lluvias son escasas y muy aleatorias. Esta situación ha conducido a aprovechar el agua subterránea. Sin embargo, su uso irresponsable derivado de las actividades humanas, ha provocado la sobreexplotación de los acuíferos e intrusión salina. Las cifras proporcionadas por la Comisión Nacional del Agua señalan que de los cuerpos de agua subterránea de los que se extrae el líquido, los acuíferos Vizcaíno y San Ignacio tienen déficit de 2.01 y 2.55 Mm³, respectivamente. Por tipo de uso, la agricultura es la que más consume agua con el 93% y 91%, respectivamente. Siguiendo el mismo orden, el rubro público-urbano representa el 6% y 5%. 

            En la actualidad las personas están atribuyendo al agua un valor que se encuentra por debajo de aquel que refleje la sustentabilidad del recurso, ya que no se consideran los valores relacionados con la intrusión salina, la existencia misma del recurso, su distribución, almacenamiento y mantenimiento, sino sólo el costo de extracción. Por lo que, al no aprovecharse responsablemente el recurso agua, se atenta contra la sustentabilidad de las propias comunidades. Debemos proponer medidas que garanticen el manejo y la conservación del agua.

            Para contrarrestar estos problemas se requiere establecer una política del consumo de agua responsable y racional, que fomente una cultura del pago y una cultura del cuidado del agua. Un aprovechamiento del agua sin responsabilidad atenta contra la calidad de vida, el desarrollo de las propias comunidades y la integridad de los ecosistemas. En este sentido, las directrices deben dirigirse a una recaudación eficaz, a un consumo eficiente que permita cubrir las necesidades básicas, que se incremente la asequibilidad del servicio de agua y permita que las personas accedan al consumo responsable.

¡Comparte!

* * *