Entre carencias y necesidades, subsiste el asilo de ancianos

Héctor Miranda