Entre banquetas, escalinatas y jardineras, la esencia del skate

Héctor Miranda