Todo parece indicar que se complica seriamente la creación del sexto municipio de Baja California Sur que sería integrado por Guerrero Negro, el Valle de Vizcaíno y la Costa Pacífico Norte; los motivos son los siguientes:

Un fuerte derrumbe de poder del actual gobernador del estado a quien le dejaron toda la responsabilidad de la creación de ese nuevo municipio al llegar todos los diputados de Baja California Sur al punto de acuerdo que sea la aprobación a través de un plebiscito en todo el municipio de Mulegé, organizado por el Instituto Estatal Electoral.

La aprobación del Congreso del Estado y del Cabildo del Ayuntamiento de Mulegé estarían sujetas del resultado de dicho plebiscito y no se han dado los pasos para organizar esa votación.

Tampoco se ha llegado a un acuerdo a lo que quedaría del municipio de Mulegé sobre la deuda pública que tiene el ayuntamiento la cual cargaría indebidamente sólo el municipio de Mulegé sin ninguna responsabilidad para el de nueva creación.

Asimismo se quedaría el municipio de Mulegé con más de quinientos sindicalizados por ciento cincuenta del de nueva creación y todo el presupuesto que le dieran al ayuntamiento de Mulegé le alcanzaría sólo para pagar la nómina.

Le quitarían al municipio de Mulegé las acciones que tiene de la empresa Exportadora de Sal de Guerrero Negro para dárselas al municipio de nueva creación y quedaría sin ninguna posibilidad de amortiguar la deuda pública que se tiene actualmente.

Por esos motivos muy pocos ciudadanos del sur del municipio de Mulegé se encuentran dispuestos a respaldar el proyecto de la creación del sexto municipio de Baja California Sur y piden que mejor le den la opción a Cabo San Lucas en el municipio de Los Cabos que si tiene las condiciones económicas y políticas para convertirse en municipio.

Otro asunto que también retrasa y obstaculiza el proyecto es que se pretende que los demás ayuntamientos financien al nuevo municipio y el gobierno del estado no se encuentra dispuesto a recortarse una parte de su jugoso presupuesto para contribuir con el nuevo ayuntamiento y los diputados de esos municipios desde luego que no apoyan la creación de un sexto municipio pobre y sin ingresos propios.

Para finalizar les diré que sólo se tiene un plazo de 23 días para realizar el plebiscito y que el Congreso del Estado y el cabildo mulegino aprueben la creación de esa nueva entidad que internamente pelea el sitio de la cabecera municipal y el nombre en el que ni los mismos beneficiarios del proyecto se ponen de acuerdo.

Son muchos los que opinan que todo el proyecto quedará en una pobre demostración  de pérdida de poder y control político del actual gobernador Narciso Agúndez Montaño que no será capaz de concretar el compromiso que contrajo con los habitantes de Guerrero Negro, Vizcaíno y la Costa del Pacífico Norte, lo cual terminará generando un costo político en la próxima elección.

¡Comparte!

* * *