En Palo Escopeta, la crisis tiene postrados sus habitantes

Héctor Miranda